NOVEDADES

22 MITOS ALIMENTARIOS
5 septiembre, 2016
veggie

MITOS ALIMENTARIOS

La alimentación es un tema que ha suscitado un gran interés a lo largo de la historia. Este interés, unido a una cierta ignorancia, han favorecido el desarrollo de numerosos errores y mitos sobre la alimentación, que han provocado injustificadamente un cambio en el comportamiento y en los hábitos alimentarios de muchas personas.

Así, han sido numerosos los alimentos a los que se les han atribuido características y propiedades falsas debido al mito. “Las frutas al final de la comida engordan”, “tomando una nuez por la mañana disminuyo los niveles de mi colesterol”, “me engordan los nervios…” son algunas de las creencias que se mantienen a consecuencia de numerosas fuentes que carecen del más mínimo aval científico.

Ya que la alimentación constituye un hecho tanto biológico como cultural, las creencias y opiniones se han extendido en nuestra sociedad, bien transmitiéndose por el boca a boca a través de generaciones, o bien por el tipo de publicidad a la que estamos sometidos.

Sin embargo en la actualidad, y gracias a la base científica de la que disponemos, es posible desmontar esas creencias, a veces muy arraigadas, recurriendo a las opiniones y consejos de verdaderos profesionales de la nutrición y la salud.

1) “Comer limón antes de la comida o a la mañana disminuye la grasa corporal y ayuda a adelgazar”
Falso. Ni el limón ni ningún otro alimento tienen la propiedad de disminuir la grasa corporal, las personas adelgazan o engordan de acuerdo a la cantidad de calorías que ingieran y a las que gasten a lo largo del día.

 

2) “Los alimentos integrales no engordan”
Falso. Los alimentos integrales aportan prácticamente la misma cantidad de calorías que los refinados, la diferencia está en que los integrales aportan fibra que ayuda a reducir el colesterol, evita la constipación, etc.

 

3) “Los alimentos dietéticos pueden ser consumidos en grandes cantidades ya que no engordan”
Falso. Como aportan calorías, las cantidades deben ser controladas.

 

4) “Si combino pastas con carne es perjudicial para la salud porque el organismo no puede digerir ambos alimentos a la vez y además esa combinación engorda”

Falso. El organismo está preparado para digerir todos los tipos de alimentos en una misma comida, para no engordar, mejor controlar la cantidad de lo que comemos, así como la grasa contenida en la comida.

 

5) “El aceite de oliva no engorda”

Falso. El aceite es 100% grasa al igual que los demás aceites, si lo consume en exceso puede ocasionar un aumento del peso corporal.

 

6) “Hay que eliminar el consumo de carne de vaca porque posee mucho colesterol”
Falso. Aunque su colesterol sanguíneo sea elevado, no es necesario suprimir el consumo de este tipo de carne, sólo hay que racionarlo. Hay cortes magros cuyo contenido en colesterol no es elevado. Por otro lado, la carne de vaca es el mejor aporte de hierro que existe.

 

7) “Las tostadas tienen menos calorías que el pan”
Falso. Al tostar el pan sólo se le extrae el agua, pero no modifica su aporte calórico.

 

8) “El queso blanco tiene muy pocas calorías”

Falso. El queso blanco entero tiene un aporte de grasas bastante elevado, los que tienen un aporte energético realmente bajo son aquellos que tienen “0% de grasa”.

 

9) “Las galletitas de agua son más sanas que el pan”
Falso. No sólo aportan más cantidad de grasa (excepto algunas galletitas de agua que contienen sólo un 2% grasa) sino que además tienen aceite vegetal hidrogenado el cual es perjudicial para la salud. Hay en el mercado panes sin este tipo de grasa.

 

10) “No se debe tomar agua con las comidas porque entorpece la digestión”
Falso. No sólo no entorpece la digestión, sino que es necesario un adecuado aporte de agua a lo largo de todo el día, inclusive en el momento de las comidas.

 

11) “La margarina es más sana que la manteca”
Falso. Las margarinas comunes contienen grasas “trans”. Este tipo de grasas son más perjudiciales que el colesterol. De todas formas, el mercado ofrece hoy en día margarinas libres de grasas trans, éstas sí son más sanas que la manteca.

 

12) “Las gaseosas tónicas engordan menos que las tipo cola o naranja”

Falso. No hay prácticamente diferencia entre ellas, todas contienen azúcar.

 

13) “Si transpiro mucho quemo grasas y bajo de peso fácilmente”

Falso. La única manera de quemar grasas es con una dieta baja en calorías y realizando actividad física. Al transpirar, sólo perdemos líquido momentáneamente, con lo cual, en la próxima ingesta de líquidos, el peso perdido vuelve a recuperarse.

 

14) “Las pastas engordan”

Falso. Las pastas se pueden comer todos los días, lo que hay que hacer es acompañarlas siempre con vegetales y consumirlas en porciones adecuadas.

 

15) “Las personas adultas no deben consumir leche “

Falso. La leche es necesaria en todas las etapas de la vida, y más aún, en la tercera edad, momento en que los requerimientos de calcio están aumentados. Mucha gente deja de tolerar la leche por la falta de consumo de la misma (“intolerancia a la lactosa”). Si este es su caso, debería elegir una leche deslactosada, pero nunca dejar de consumirla.

 

16) “El alcohol fija las grasas”

Falso. Ningún alimento de por sí “fija” o elimina grasas del organismo. El alcohol aporta 7 kcal/g, casi el doble que los hidratos de carbono y las proteínas (ambas aportan 4 kcal/g) y un poco menos que las grasas que aportan 9 kcal/g. Todo alimento o bebida consumido en exceso (es decir, cuyas kcal no sean gastadas) serán acumulados en forma de grasa.

 

17) “Las vitaminas y los minerales engordan”

Falso. Ninguno de los dos aporta kcal, por lo tanto, no engordan ni adelgazan.

 

18) “La sal engorda”

Falso. La sal no aporta kcal, pero sí tiene la capacidad de generar retención de líquido, motivo por el cual la persona puede verse hinchada debido a la acumulación de líquidos.

 

19) “Las sales marinas, de apio, de cebolla son buenas cuando hay problemas de presión”

Falso. Estas sales tienen la misma cantidad de sodio que la sal de mesa. Se deberá reemplazar la sal con especias aromáticas para dar sabor a las comidas sin elevar el contenido de sodio.

 

20) “Ciertas combinaciones de alimentos pueden generar alteraciones en la digestión y la putrefacción de los alimentos en el estómago, lo cual genera el aumento de peso”

Falso. No existen combinaciones buenas y otras malas, los alimentos nunca se pudren en el estómago ni en ningún otro sitio del aparato digestivo y de ninguna manera favorece o no el aumento de peso corporal.

 

21) “Las aguas minerales saborizadas no tienen calorías”

Falso. No todas las aguas minerales saborizadas están elaboradas con edulcorantes, muchas de ellas aportan casi la misma cantidad de calorías que las gaseosas comunes, lea atentamente los rótulos.

 

22) “Si salteo comidas adelgazo más rápido”

Falso. Al saltear comidas, ingerimos menos calorías, pero el organismo trata de compensar esa carencia desencadenando ansiedad. Es decir, se saltean comidas, pero después siempre se “picotea” fuera de hora. Resultado: no sólo no se baja de peso, sino que además, muchas veces se aumenta.